Santificarás las fiestas



Para todos una fiesta, es un momento agradable para celebrar algo o compartir con familiares y amigos, también la humanidad celebra los días festivos para conmemorar un determinado acontecimiento histórico, en ambos casos, existe alegría y complacencia.

En este sentido, Dios quiso darle el sábado como día de júbilo al pueblo de Israel en su liberación, luego de años trabajando constantemente durante su esclavitud, este séptimo día le indicaba a los judíos: santificaras las fiestas por la creación de todo cuanto hay en la tierra.

La palabra santificar significa consagrar o purificar, entonces, es un día de descanso que Dios santificó para otorgarnos la alegría de poder compartir la vida familiar, cultural, social y religiosa.

La iglesia cristiana tomó el séptimo día como el domingo o Día del Señor, básicamente para honrar la resurrección de Jesucristo con la misa del misterio pascual, aunque desde un principio fue declarado como día de reposo por el emperador romano Constantino.

Entre los diez mandamientos, el de santificaras las fiestas se quiebra cuando se labora los siete días de la semana, y también cuando se trabaja menos de seis días semanalmente, sólo por comodidad.

Aunque en la actualidad, donde muchas personas deben trabajar los domingos, se puede decir que no es cuando sino a quien adoramos, y esto Dios lo agradecerá.

¿Porque se deben santificar las fiestas?

 Principalmente porque es un mandato de Dios, quien creó la tierra, el mar y el cielo en seis días, y el séptimo día fue el descanso para él,  que heredó a todos los cristianos para que descansaran por la buena salud del cuerpo que es su templo.

También santificaras las fiestas para recordar la obra de Jesucristo, para conectarnos con Dios asistiendo a misa, para salvarnos a nosotros y al prójimo, para divertirnos y pasar el tiempo con la familia.